Select Page

HIPERTENSIÓN ARTERIAL: UNA ENFERMEDAD ASINTOMÁTICA

HIPERTENSIÓN ARTERIAL: UNA ENFERMEDAD ASINTOMÁTICA

La hipertensión arterial es el aumento crónico de la presión ejercida contra las paredes de las arterias. Es una enfermedad que si no se trata puede desencadenar complicaciones severas como infarto de miocardio, hemorragia o trombosis cerebral, insuficiencia renal o ceguera. Todas estas consecuencias pueden evitarse mediante un control médico adecuado.

Muchas personas no saben que padecen hipertensión porque no siempre esta afección produce síntomas. Por ello, es muy importante tomar conciencia acerca de los controles periódicos y la prevención y detección de factores de riesgo; principal forma de prevenir los ataques cardíacos y cerebrales.

HIPERTENSIÓN: ¿POR QUÉ ES UN FACTOR DE RIESGO?

La hipertensión supone una mayor resistencia para el corazón, que responde aumentando su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) para hacer frente a ese sobreesfuerzo. Este incremento de la masa muscular acaba siendo perjudicial porque no viene acompañado de un aumento equivalente del riego sanguíneo y puede producir insuficiencia coronaria y angina de pecho. Además, el músculo cardiaco se vuelve más irritable y se producen más arritmias.

¿CÓMO AFECTA LA PRESIÓN ARTERIAL AL CEREBRO?

Cuando las arterias se vuelven rígidas y estrechas, el riego sanguíneo resulta insuficiente y provoca la aparición de infartos cerebrales (ictus o accidente vascular cerebral isquémico). La elevación de la presión arterial también puede causar la rotura de una arteria y ocasionar una hemorragia cerebral (ictus o accidente vascular cerebral hemorrágico).

¿CÓMO AFECTA LA PRESIÓN ARTERIAL A LOS RIÑONES?

La hipertensión causa rigidez en las arterias que suministran la sangre a los riñones, pero también perjudica al propio riñón, lo que puede desembocar en una insuficiencia renal que incluso requiera diálisis. Por otro lado, si el riñón resulta dañado se puede producir un aumento de la presión arterial.

¿CÓMO AFECTA LA PRESIÓN ARTERIAL A OTROS ÓRGANOS?
  • Si afecta a las arterias de las piernas causa dolor al caminar.
  • Si daña las arterias de la retina provoca alteraciones en la visión.
  • En los hombres puede ser causa de impotencia.

La detección precoz es fundamental.

Todos los adultos deben conocer su presión arterial.  La única manera de descubrir la hipertensión en sus inicios es con revisiones frecuentes.  Mucha gente tiene la presión arterial elevada durante años sin saberlo. El diagnóstico se puede realizar a través de los antecedentes familiares y personales, una exploración física y otras pruebas complementarias.

Si bien se desconocen aún las causas específicas que desencadenan la hipertensión arterial, existen una serie de factores de riesgo que suelen estar presentes en la mayoría de las personas que la sufren. 

Factores que se podrían cambiar al variar los hábitos, ambiente y las costumbres de las personas:

  •  Obesidad 
  • Alto consumo de sal
  • Poco o nulo consumo de verduras- y frutas
  • Dietas ricas en azúcar y grasas 
  • Consumo excesivo de alcohol 
  • Uso de anticonceptivos orales 
  • Estilo de vida muy sedentario 

MEDIDAS PREVENTIVAS

  • Reducir el peso corporal si tiene sobrepeso.
  • Reducir el consumo de sal, consumir menos productos preparados y en conserva.
  • Reducir la ingesta de alcohol.
  • Realizar ejercicio físico, preferentemente pasear, correr moderadamente, nadar o ir en bicicleta, de 30 a 45 minutos, un mínimo de 3 veces por semana.
  • Reducir el consumo de café.
  • Consumir alimentos ricos en potasio, como legumbres, frutas y verduras.
  • Abandonar el hábito de fumar.
  • Acudir a controles médicos periódicamente y seguir sus indicaciones.